I moved/ Me trasladé

This blogs is now in http://nunezmussa.wordpress.com/ Este blog está ahora en http://nunezmussa.wordpress.com/

21-01-07

Comentario Discos: "Sólo Resta Sumar" y "La Futura Mirada Mirada del Ex Tenista".


Comentario a Sólo Resta Sumar de El Robot Bajo el Agua y a La Futura Mirada del Ex Tenista de Sebastian Kramer, publicado el 05/01/07 en Super 45:

Richie Tenenbaum era un buen tipo, pero tenía un problema; estaba enamorado de su hermanastra. Sebastián Kramer escribió una canción y se la dedicó a Richie Tenenbaum. Sebastian Kramer no estaba enamorado de su hermanastra, pero si quiere mucho a su hermano Nicolás Kramer. Nicolás Kramer es músico igual que Sebastián, pero no le dedicó una canción a Richie Tenenbaum. Nicolás y Sebastián Kramer formaban parte de la banda argentina Jaime sin Tierra. Sebastián toca la guitarra y Nicolás canta. Nicolás y Sebastián ahora tienen cada uno su propio disco. Y Richie Tenenbaum ahora tiene una canción.
En Sólo Resta Sumar, el disco de El Robot bajo el Agua, banda de Nicolás Kramer, nos enfrentamos a una base electrónica constante, que hace honor al nombre de la agrupación, porque funciona como un ritmo submarino que hila las canciones, lo que corre el riesgo de cansar a melómanos impacientes.
El material toma sin mayores prejuicios elementos kitsch, como sonidos sacados de video juegos, arpas y coros angelicales mezclados con melodías que dialogan con la balada romántica, junto a la particular voz de Nicolás y conforman un conjunto difícil de definir, ya que no queda del todo claro si es que estamos ante un ejercicio de estilo o ante una canción conectada directamente con los sentimientos del artista. Lo mismo ocurre con las letras, en un momento nos enfrentamos a frasecitas lúdicas que se quedan en lo simpático: “El universo es una pista de baile/ y nosotros somos los parlantes”. En otro nos topamos con versos que pecan de melosos: “Sintiendo el perfume de tu flor/ ya no hay demarcación entre la madriguera y el ratón”. Y en otros nos encontramos frente a imágenes potentes: “Si supieras las ganas de abrazarte que tengo/ dejarías a tu novio bailando solo”.
La irregularidad hace del disco un trabajo arriesgado, con canciones que en su mayoría te tendrán tarareando toda la semana, pero entre las que se cuelan piezas que te dejan helado. Es posible que ese sea el espíritu que Nicolás Kramer quiso darle a su trabajo; ya en la portada del disco vemos una combinación de objetos disímiles en un patio que puede ser la vida misma, al que sólo resta sumarle más, pese a sus contradicciones, como un robot bajo el agua.
Sebastián Kramer que colaboró como guitarrista en el disco de Nicolás, presenta una placa más rockera e introspectiva. La Futura Mirada del ex Tenista, canción que da nombre al disco y que está dedicada al ilustre personaje de The Royal Tenenbaums, es una pieza melancólica en primera persona, que te transporta a una tarde de lluvia donde lo único que vale la pena es dejar todo botado y respirar, nada más, respirar.
Esa melancolía le da el tono a la atmósfera que atraviesa todos los tracks, en un relato pausado, traumado y doloroso, de lo que pasó cuando un amor se acabó: “Aquí voy de nuevo/ Completamente solo/ Complejamente enfermo/ Prácticamente neutro”. El trabajo es el soundtrack perfecto si terminaste hace poco con tu novia. Un soundtrack que formará parte de la película argentina Capital, del director Augusto González Polo.
La guitarra cobra importancia en un álbum en el que bajo y batería son complementos cuidadosamente medidos, junto a algunas bases electrónicas quisquillosas que le dan un toque moderno y de sensaciones urbanas, a un disco que puedes descargar completo en extenista.blogspot.com.
Probablemente estas canciones, también son el soundtrack personal de Richie Tenenbaum que, parado en la mitad de la cancha de tenis, sin nadie a su alrededor, con su cabeza rapada, recuerda ese maldito día en que intentó suicidarse. Comienza a anochecer, la vincha, la raqueta y las muñequeras, están tiradas en el suelo, Richie parafrasea: “Hay mañanas/ que parecen lavarlo todo/ Pero igual/ Después llega la noche/ A traerme mis miedos ”. Solo, completamente solo.

¿Te sientes como un solitario ex tenista o quizás como un robot bajo el agua? Postealo.

10-01-07

Comentario Cine: "The Devil and Daniel Johnston".


En el contexto de la versión 2006 del Festival In-Edit, me publicaron este comentario en Super 45 el 18/12/06 :

El sábado se exhibió en In-Edit, la muestra de documentales de música, The Devil and Daniel Johnston, de Jeff Feuerzeig. Si no fuiste a verla, debes conseguirla ya.
En esta película estamos ante la historia de un creador – Daniel Johnston –, en constante pugna con sus demonios personales, que lo atormentan y condicionan su existencia. Johnston es retratado como un genio, excelente dibujante, creativo director de cortometrajes en super 8 y compositor de excepción. Aún así es un tipo inadaptado, las cosas en su cabeza no cuajan del todo y a medida que se va convirtiendo en adulto comienza a hacerse cada vez más manifiesto su síndrome maniaco-depresivo, que lo llevará a perder la conciencia sobre la línea que divide fantasía y realidad.
Pese a sus tormentos y a los precarios métodos de difusión que tiene su obra, comienza a generar un culto de seguidores, que lo sacará del anonimato, en gran medida gracias a una polera con su nombre que usó Kurt Cobain durante un periodo, cuando el líder de Nirvana, era “el” referente de los noventa.
Parte importante de la historia está contada por el propio Johnston, que suele grabar su vida en cassettes, y por su entorno más cercano – padres, familia, ex novia-, por lo que el relato que podría prestarse para un dramón de proporciones sobre lo que significa vivir con una enfermedad mental, es más bien una narración sincera y conmovedora, con un tono liviano e incluso humorístico que saca más de una carcajada. Este equilibrio entre historia profunda y narración liviana, es quizás uno de lo mayores méritos del documental, porque le permite al director la libertad de emocionar y sorprender en momentos precisos.
Se van a encontrar con un material de archivo de primera – ojo con los cortos de Johnston – y con más de algún detalle freak que les sacará una sonrisa (no dejen de ver los créditos finales). Definitivamente es un trabajo que prueba una vez más que documental no es sinónimo de fome, y que las pequeñas historias con grandes personajes se ajustan perfecto a este formato, como esta, la historia de un tipo que al igual que Gasparin, uno de sus personajes favoritos, sólo quería ser muy popular y sonreír, pero el demonio estaba acechándolo.

¿Eres un genio que escucha voces? Postealo.